Pan sin gluten, sin harinas panificables. Glutenfree

Hoy nos toca adentrarnos el mundo de los panes sin gluten y lo vamos a hacer, por primera vez desde que empezamos, sin acudir a las socorridas harinas panificables. Esta es la primera receta de este tipo que publicamos, pero aseguramos que no va a ser la última al ver el espectacular resultado.




Lo primero que nos tendremos que agenciar, para que nos queden así de presentables, es de un molde de hamburguesas para horno. Yo he usado uno de nueve centímetros de circunferencia y centímetro y medio de alto.

Otro de los ingredientes recién descubierto y del que me he quedado totalmente alucinado a la hora de hacer el pan es la cascara de psyllium y no solo por hacer que nuestro intestino fluya de manera natural gracias a su propiedad de absorber agua. El psyllium va a hacer que nuestro pan se pueda manipular mucho más fácil que si no se le añadiese y es algo que personalmente he echado mucho de menos al pasarme al pan sin gluten y volver a manipular la masa de esta forma es algo que se agradece.

Algunas de las propiedades que se le atribuyen al psyllum es la de pérdida de peso, limpieza del sistema gastrointestinal, reducir el colesterol, eliminar grasa y bajar de peso y en plena operación biquini nos viene de perlas.

Lo que vas a notar al usarlo es que tienes que añadir, en algunos casos, hasta un 20 % más de agua y como veras en la receta subimos bastante la temperatura de cocción y el tiempo. No siendo suficiente con eso, si no lo dejas enfriar en el horno aún pueden salirte un poco húmedas en la miga, pero no te preocupes. Un golpe de horno abierto si te pasa esto y todo solucionado. Eso sí, espera siempre a que estén los panes totalmente a temperatura ambiente antes de abrirlos.

Ingredientes:

  • 15 g de cáscara de psyllum.
  • 70 g de harina de maíz.
  • 115 g de harina de mandioca.
  • 100 g de harina de arroz
  • 100 g de harina de trigo sarraceno.
  • 7 g de levadura hidrolizada.
  • 450 ml de agua
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharadita de sal
  • Una cucharadita de panela

Primero subimos de temperatura el agua, que este tibia nunca caliente, llenamos medio vaso y mezclamos en el la panela y la levadura. Reservamos.

En un bol, mezclamos todas las harinas tamizadas, la cascara de psyllum, que a mí me gusta triturarla un poco más en el molinillo, y la sal. Mezclamos y esperamos a que la levadura comience a fermentar.

Pasamos la levadura, que casi nos tiene que subir al borde del vaso, junto con el resto del agua y dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y mezclamos con las harinas con cuidado de no dejar grumos.

Una vez mezclado lo tapamos con film y lo dejamos en un lugar tibio unos 90 minutos.

Trascurrido el tiempo sacamos nuestro molde de hamburguesa y pasamos parte de la mezcla hasta rellenar los huecos.

Esparcimos un poco de sésamo, blanco y negro, por encima y lo metemos en el horno a 240 g durante 40 minutos y lo dejamos enfriar en el horno cuando acabe el tiempo.

Y así queda este espectacular pan lleno de propiedades y supersabroso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies