Bizcocho de calabaza con milhojas de chocolate negro

Parece ser que este confinamiento al que nos está obligando a estar este dichoso COVID-19 nos está convirtiendo en expertos reposteros a juzgar por la falta de bicarbonato, harina o levadura a la que se están viendo sometido nuestros supermercados y es que hay una cosa innegable, de todo lo malo se puede sacar algo bueno; en esta reclusión podemos dejar la bollería industrial a un lado y empezar a reconciliarnos con la cocina y las cosas maravillosas que en ella se pueden hacer. Y es que, algo hemos aprendido en este encarcelamiento casero, si puedes hacer algo tú mismo, no lo compres.

Y en eso nos vamos a centrar esta entrada. Viendo como la repostería está en alza en nuestros hogares, hoy vamos a presentar un bizcocho casero, con unas mil hojas de chocolate negro delicioso que os hará despertaros de golpe de la cama pensando en desayunar este magnífico bocado.

Ingredientes:

  • 200 g de calabaza asada.
  • Un yogur natural azucarado.
  • Una medida de aceite de oliva suave. (La medida es el vaso de yogur)
  • Dos medidas de panela
  • Tres medidas de harina panificable sin gluten.
  • 100 g de chocolate negro.
  • Una cucharada de bicarbonato.
  • Una cucharada de esencia de vainilla

En primer lugar, saca 200 g de pulpa de calabaza asada y la metes en una picadora hasta que quede una fina crema.

Si quieres que no se pegue mucho el bizcocho en el molde lo puedes untar con un poco de mantequilla y después le espolvoreas un poco de harina sin gluten, dale unos toques boca bajo para quitar el sobrante.

En un bol, mete tres huevos, la panela y lo bates bien.

Una vez bien mezclado introduce el aceite, el yogur, la esencia de vainilla y continúa homogeneizándolo todo bien otra vez.

Añade la crema de calabaza y lo sigues mezclando todo.

Derrite 100 g de chocolate negro al microondas o al baño María.

Tamiza la harina sin gluten, o con gluten si no tienes ningún problema con él, y añade una cucharada de bicarbonato.

Lo mezclas bien todo bien de nuevo y ya tenemos la mezcla del bizcocho lista para el molde.

Yo uso un molde de rosquilla, pero tú puedes usar el que mejor te acople.

Pon un poco de masa y luego, con ayuda de una manga pastelera y el chocolate derretido pon unos hilos de chocolate en el centro.

Después un poco más de masa y otros hilos de chocolate.

Repite este paso una vez más.

Por último, reserva un poco de masa para cubrirlo todo un poco.

Y ya lo podemos meter al horno. Una media hora entre 170 y 180 grados.

Y una vez pasado el tiempo lo puedes desmoldar, como siempre en una rejilla de aireación para que no se humedezca todo por bajo y ya lo puedes disfrutar con conocimiento de causa que si lo pruebas sin mucha fuerza de voluntad puede que en el mismo día te lo comas entero.

Yo aviso.

Disfruta y que esta receta y que el coronavirus no te quite las ganas de aprender cosas nuevas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies