Tarta de dulce de leche y queso




El mundo de las tartas es lo que más se echa de menos en cualquier restaurante al que puedas ir a comer en el mudo del celiaco, intolerante o alérgico al gluten. En pocos sitios van a sacar un postre sin gluten, todos con su base de galleta o bizcocho, si no, le espolvorean galleta como muestra de elegancia o le colocan el socorrido barquillo y, como vamos a ver en esta receta, no es tan difícil hacer una tarta de queso sin gluten. Os puedo asegurar que no le hace falta ninguno de esos elementos con gluten de los que hemos hablado anteriormente.

Hoy toca disfrutar, sin remordimientos, de uno de los placeres más extendidos en el Mundo, el de las tartas, con un pastel de tarta de queso y dulce de leche que hará que tus sentidos salten de alegría al probarla. Y es que, la entrada del verano y el auge de las dietas milagro, está haciendo mucho mal a este tipo de recetas, pero en enemigos del gluten ya renunciamos a elementos con ciertos cereales como para ponernos a dieta también, date un placer como te mereces con un pastel a tu medida y olvídate de las dietas que solo hacen que empeorar el carácter.

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 500 g de Philadelphia
  • 150 g de panela
  • 200 g de nata
  • 150 g de dulce de leche
  • Cucharadita de vainilla
  • Ralladura de un limón

No solo este postre está delicioso, también es uno de los más sencillos y rápidos de realizar. No te llevará más de quince minutos de preparación y el horno se encargará del trabajo más costoso.

En un bol amplio, puedes ver el vídeo para hacerte una idea, metes los cuatro huevos, sin la cascara, y la panela mezclándolo bien con ayuda de unas varillas. Yo me ayudo de unas varillas eléctricas y dejo los esfuerzos a la tecnología.

Una vez mezclado, añadimos el queso Philadelphia y el dulce de leche, lo mezclamos de nuevo con las varillas y cuando quede homogéneo añadimos, la cucharada de vainilla, la nata y rallamos un limón y mezclamos otra vez bien por última vez.

Solo queda meterlo en un molde, lo suficientemente ancho, forrado con papel de horno y lo metes en el horno a 200 grados 10 min y después 180 grados 60 min. Una vez trascurrido el tiempo déjalo enfriar en el horno con la puerta un poco abierta.

Cuando la tengas a temperatura ambiente se podrá probar; ten paciencia.

Mi recomendación es; en un plato elegante coloca un trozo es esté espectacular postre junto a un poco de nata y canela espolvoreada por encima. Si con esto no ves la vida desde una perspectiva un poco más amable; ¡Háztelo mirar!

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos glutenfree y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies