Tarta tatin de mango y mandarina




Hoy vamos a traer una tarta especial para postre, merienda o desayuno; más rápida, sana y deliciosa de todas las que he tenido el gusto de probar. Llena de una de las frutas tropicales que cada día está más reconocida y cada vez es más fácil de conseguir. La podemos encontrar en casi todos los supermercados de todo el país. Llamado melocotón del trópico, tiene un ligero toque acido, dulce y fibroso; lo vamos a fusionar con lo más dulce de nuestras tierras valencianas, la mandarina clementina, y como resultado nos va a quedar un estupendo tatin de mango y mandarina.

No vamos a entrar en rollos de historia sobre las hermanas Tatin y su estupendo tartin de manzana, ni de cómo se extendió su tarta por los cinco continentes más rápido que la pólvora o que los videos virales de gatitos. No, hoy nos vamos a centrar en la evolución de esta receta al pasar del terreno tropical a las tierras valencianas, llevándose su particular sello y aroma.

Ingredientes:

  • 140 g de mango (dos mangos generosos).
  • Tres mandarinas clementinas maduras.
  • Una masa de hojaldre sin gluten de Mercadona.
  • 40 g de margarina (menos grasa, sin lactosa) o de mantequilla.
  • Tres cucharaditas de panela.

Primero cortaremos nuestros mangos en trozos medianos, en el video de YouTube lo puedes visualizar, y sacaremos el zumo de nuestras mandarinas que mezclaremos con las tres cucharadas de panela.

En una sartén vierte la mantequilla o, si quieres evitar la grasa y la lactosa, margarina. Cuando esté derretida, añade el mango y deja que se cocine lentamente entre diez y quince minutos, esto va a depender de lo maduro que lo compres. Te aconsejo que esté muy maduro, será mucho más dulce. Una vez comience a cambiar de color, vierte el zumo de naranja con panela por encima del mango y no dejes de remover hasta que evapore el caldo. Apaga el fuego.

Extiende la masa de hojaldre por encima de la sartén. A mí, me gusta doblar el reborde para adaptarla a la sartén, eso le da más consistencia al borde. La pinchamos con un tenedor para dejar salir los vapores y la metemos en el horno una media hora a 200 grados.

Sácala del horno y deja que enfrié. Para pasarla a un plato, calienta un poco la sartén de nuevo en el fuego, eso ablandara el caramelo de la base y hará que, cuando le des la vuelta a un plato, se despegue el mango del metal. Si aún queda algún trozo, recógelo y lo colocas, es como jugar a un puzle ¿Quién dijo que la cocina no es divertida?

Ya solo queda disfrutar de esta fruta tropical ligeramente anaranjada, sin gluten y que si no te das prisa te puedes quedar sin probarla. El que avisa no es traidor.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos glutenfree y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies