Bombas tigre




Hoy toca saborear una variante de los mejillones tigre. Sí, con la masa ligeramente picada y sabrosa de estos singulares moluscos se puede hacer algo más que rellenar una concha y rebozarla. Y no es que no nos gusten los mejillones tigre, he tenido que parar un momento de escribir para limpiarme la baba que me caía al pensar en ese plato y que amenazaba con estropear mi ordenador al recordar el espectacular sabor de este maravilloso plato.

Para ser exactos este plato es una fusión caso pecaminosa entre los mejillones tigre y las gambas rebozadas al cava. Tiene todo el sabor de los mejillones tigre, sin la concha, y envueltos en una crujiente masa de rebozado al cava sin gluten. Si alguna aseguradora de vida se entera que comes este plato es capaz de subirte la prima por si mueres en éxtasis al probarlo.

Ingredientes para la masa:

  • Una malla de mejillones de 1 kg.
  • 500 g de gambón.
  • 200 g de cebolla.
  • Dos dientes de ajo.
  • 250 ml de Vino blanco.
  • Dos chiles.
  • 50 g de Maicena.
  • 400 ml de leche.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Ingredientes para el rebozado:

  • Harina de arroz.
  • Harina de garbanzo.
  • Cava (si es valenciano tendrá un aroma especial).

En una olla con tapa, metemos los mejillones y los dejamos en el fuego con un chorro de aceite de oliva virgen extra hasta que se abran por completo.

Despojamos a las gambas de sus partes duras, quítales el intestino. En la receta de gambas rebozadas al cava te enseñamos como.

Sacamos los mejillones de su concha, los metemos en una picadora con los gambones y lo picamos todo bien. Reserva la picada de mejillones y gambón, las cabezas de las gambas y el caldo de mejillones. Lo usaremos todo en nuestra receta.

Pica muy fino la cebolla, el ajo y los chiles. Con dos cucharaditas de aceite de oliva virgen sofríe las cabezas de los gambones para que dejen en la sartén todo su aroma. Saca las cabezas, añade un poco más de aceite y añade la picada de cebolla, ajo y chiles a la sartén. Lo sofreímos todo y, cuando ya comience a tomar un ligero color dorado, verteremos un vaso de vino blanco que dejaremos reducir hasta que evapore por completo. En este punto es donde añadimos la picada de mejillón y gambón. Mezclamos todo bien con le sofrito de verdura y, cuando esté cocinado todo, tamizamos la maicena que incorporamos a nuestra masa y damos unas vueltas.

Ya con nuestra masa lista, vertemos el caldo que consiste en mezclar 400 ml de leche con unos 200 ml de caldo de mejillones. Esta mezcla es para encontrar un equilibrio entre la potencia del caldo de mejillones y la leche. Si te parece que el sabor es excesivamente fuerte, añade menos caldo de mejillones y si lo notas suave añade un poco más. Busca tu punto ideal.

Vierte poco a poco el caldo y mézclalo primero con la ayuda de una varilla de las de hacer merengue. Esto te ayudará a mezclar mejor la masa y que quede más fina. Luego puedes pasar a un cucharon o paleta. No dejes de remover y cuando veas que la paleta deja surcos la masa está suficientemente espesa para el siguiente paso.

Vertemos la masa en un recipiente ancho, repartimos, dejamos que atempere, lo tapamos con film y lo metemos en la nevera unas 24 horas para que endurezca la masa.

En este punto es donde comenzamos a diferenciarnos de los mejillones tigre.

Sacamos la masa de la nevera y hacemos bolitas con ella, no las amontonamos para que queden bien redondas y las congelamos. Espera a que estén duras, a las 24/48 horas ya las podemos utilizar.

Las sacamos diez minutos antes del congelador para que pierdan parte del frio. Mezclamos la misma cantidad de harina de arroz y de garbanzo. La cantidad difiere de cuantas se rebocen, suele sobrar con dos o tres cucharadas de cada. Añade una pizca de sal y cava poco a poco hasta tener una masa suave, en el video tienes una muestra gráfica.

Reboza las bolas de masa tigre en el rebozado al cava y fríelas en abundante aceite de girasol bien caliente. Dales el tono de tostado que más te guste y al sacarlas colócalas con cuidado en papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Ya tienes listas las bombas tigre, una explosión crujiente de masa tigre que no te tienes que perder si has probado alguna vez los mejillones tigre y te han parecido espectaculares.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos glutenfree y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies