Salsa de habanero al Pedro Jiménez

Hoy vamos a presentar una de esas recetas que por si solas no dicen mucho, pero si las juntas con alguno de esos platos como una tosta de carne con foie o para mojar unos simples palitos rebozados de pollo (fingers de pollo) los resalta con un toque muy muy especial. Sí, hoy vamos a presentar una salsa con unos ingredientes tan especiales que al unirlos sale una explosión dulce, picante con toques exóticos que a cualquier paladar le va a llenar de cientos de matices al probarlo.

Uno de los ingredientes estrella y si seguís nuestras recetas ya conocéis nuestra devoción por el habanero manzano, la estrella de los picantes, el tercero más picante del mundo en picante natural no tratado. Un picante con un aroma muy particular, capaz de realzar nuestra salsa si lo hacemos con conocimiento, extremadamente picante así que lo usaremos con conocimiento. Como particularidad, es un picante muy acusado en la zona de la boca que al bajar al estomago se calma, siendo bastante digestivo.

El vino Pedro Jiménez es un vino andaluz hecho con uvas pasas Pedro Jiménez y eso le da un sabor y aroma muy particular y siempre se le puede sacar mucho jugo en una salsa o en sus reducciones ya famosas en restaurantes de alta cocina.

Los ajos tiernos son un elemento más suave que los ajos normales y que en esta salsa ayudan a potenciarla para hacerla perfecta en carnes y distintas opciones de dipear.

Los arándanos son el antioxidante perfecto que se nos brinda en pequeñas bayas azul oscuro y de tan alto valor nutricional; se podría decir que son las frutan más saludables del planeta. Su sabor dulce de frutas del bosque le da un toque muy especial a esta salsa.

Ingredientes:

  • Un chile habanero.
  • 200 ml de vino pedro Jiménez.
  • Tres ajos tiernos.
  • 12 arándanos frescos
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Una pizca de sal.

La ejecución de este plato es muy sencilla:

Primero vamos a sofreír el ajo tierno cortado en dados con un chorro de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.

Una vez sofrito añadimos el habanero cortado muy fino. Cuidado con tocar los trozos con la mano y tocarte después diferentes zonas de tu cuerpo o de tus allegados. Al sofreír el habanero sube al máximo la campana extractora y no se te ocurra meter la nariz a oler el aroma que emana el sofrito.

Añade el vaso de vino Pedro Jiménez y deja que comience a hervir.

Añade los doce arándanos y deja hervir.

Añade un vaso de agua, preferiblemente caliente cuando veas que le falta líquido.

Una vez veas que ya está un poco espesa toca calcular como quieres la salsa, si más espesa o más líquida, a mi me gusta en un punto intermedio.

Lo pasamos a un bol de túrmix y trituramos bien.

Y ya tenemos nuestra salsa para usar en múltiples usos, nosotros os hemos dado algunos, pero la imaginación llega a limites infinitos y seguro que me vais a dar algún uso que yo ni me había planteado y os aseguro que lo voy a probar.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.