Croquetas de beicon ahumado y queso, sin gluten

Unas croquetas finas al paladar e intensas de sabor, sin gluten y para cualquier ocasión. Toda la potencia del beicon ahumado, unido a la suavidad del queso de fundir y el sabor un poco salado del parmesano. Unas croquetas que no dejarán indiferentes a nadie. No las sacaras todos los días por su aporte calórico; pero quien no se da un capricho de vez en cuando.

Las croquetas son el recurso perfecto para los días que no tienes tiempo de preparar nada elaborado, puedes tener una buena cantidad en el congelador durante unos meses y en ese momento de incertidumbre culinaria tener un plato de cinco estrellas, de sabores tradicionales y que nunca pasa de moda.

En los mejores de restaurantes de alta cocina continúan manteniendo este particular plato, con sus extrañas variantes y, que por muchos años que pasen, nunca pasara de moda. Una alternativa rápida y deliciosa.

Para la masa necesitaremos:

  • Bloque de 200 g de beicon ahumado.
  • 400 g de queso rallado de gratinar.
  • 50 g de queso parmesano rallado.
  • 50 g de maicena.
  • 700 ml de leche semidesnatada.
  • 200 g de cebolla.
  • 50 g de mantequilla.
  • Tomillo.
  • Romero.
  • Sal y pimienta.

Calentamos la leche con el romero y tomillo para que se impregne de su aroma y reservamos.

En un cazo incorporamos la mantequilla, la sal, pimienta y la cebolla. La cebolla se tiene que hacer a fuego medio hasta que trasparente y comience a adquirir un ligero color tostado. En este punto le incorporamos el beicon, que previamente hemos picado muy fino, contra más fino más suaves quedaran las croquetas. Usa una picadora de carne para que sea casi una masa. Continuamos dándole vueltas en el cazo unos cinco minutos aproximadamente e incorporamos los dos quesos y la maicena. Le damos vueltas hasta que la masa sea difícil de manipular y comenzamos a añadir la leche poco a poco, dando vueltas sin parar y, cuando comience a espesar la masa, pasamos el contenido a un molde ancho que nos entre en la nevera para enfriar la masa unas 6 horas mínimo.

Para el rebozado necesitaremos:

  • Tres huevos medianos.
  • Rebozado Crunchy Crumbs de esgir (sin gluten)

Sacamos la masa del frigorífico. Batimos en un plato los tres huevos y en otro plato vaciamos una bolsa de Rebozado Crunchy Crumbs de esgir.

La medida de la croqueta será la que nos dé una cuchara y le damos forma de, bala, minion, bola, moneda o la forma que más nos guste. Lo pasamos bien por el huevo toda su superficie y después por el rebozado. Dejamos las croquetas en una fuente y, si hacemos varias capas, ponemos papel de film entre ellas para que no se peguen.

Esta croqueta es un poco particular para freír al contener mucho queso y hay que tener especial cuidado, la masa se sale con facilidad de la cobertura si no se hace rápido. Un buen truco es congelarlas primero y al ser más consistente en el interior será menos complicado que se desparrame. De todas formas, como sale bastante cantidad siempre es raro no usarlas congeladas. Se sacan diez minutos antes de hacerlas del congelador, se fríe en abundante aceite y quedarán perfectas.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos gluten free y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies