Nuggets de pollo caseros (sin gluten, glutenfree)

Hoy nos toca adentrarnos en el mudo controvertido de los Nuggets, comida rápida por excelencia y la reina de los restaurantes de comida basura de medio mundo. El problema de este plato radica en el ultraprocesado a la que la parte proteínica de esta comida es sometida. Este proceso hace que, junto con la fritura, sea una bomba de relojería para nuestro organismo y si quieres pruebas visuales puedes ver este vídeo ilustrativo donde Jaime Oliver, el famoso chef inglés, enseña a niños estadounidenses como se preparan unos Nuggets comerciales.

Ahora que entiendes mejor nuestra postura con la comida ultraprocesada y los trucos sucios que usan las empresas para ganar beneficios con las partes del pollo que no tienen salida comercial, te vamos a enseñar a preparar unos deliciosos Nuggets con pollo de primera calidad y con unos ingredientes que va a hacer que te sea imposible volver a meterte en la boca uno de esos platos de comida rápida y como colofón, sin gluten.

Ingredientes:

  • Pechuga de pollo
  • Ajo tierno
  • Cebolla tierna
  • Tomate seco en aceite
  • Jengibre
  • Mozzarella fresca 125 g
  • Queso emmental 125 g
  • Cilantro fresco
  • Sal
  • Tomillo y romero frescos
  • Comino en polvo
  • Aceite de oliva virgen extra

Y para el rebozado:

  • Dos huevos
  • Rebozado Crunchy Crumbs de Esgir (gluten free)

Primero vamos a envolver las pechugas en papel de aluminio con una ramita de tomillo y romero y un chorrito de aceite de oliva virgen extra una media hora a 180 grados.

Mientras se hace el pollo y con ayuda de una picadora metemos unos dos o tres ajos tiernos, una nuez de jengibre, unos seis trozos de tomate seco en aceite, una cebolla tierna, un puñado de cilantro, una cucharadita de comino y sal al gusto. Todo esto lo vamos a picar bien.

Una vez picado bien añadimos la mozzarella, y el queso emmental para picarlo de nuevo y que quede una masa bien fina.

Ahora que la pechuga ya la hemos sacado y ha enfriado un poco, incorporamos una de las pechugas y lo picamos todo bien fino de nuevo.

Y ahora toca el toque de paladar fino, si no nos gusta notar trozos de pollo al morder, nos gusta que los Nuggets sean suaves metemos la segunda pechuga y picamos fino también. Si os gusta, como a nosotros, notar trozos de pollo al morder picaremos a mano la segunda pechuga, lo mas fina posible y mezclaremos a mano con la masa de la picadora. Lo metemos una hora en la nevera y ya lo tenemos para rebozar.

En un plato batimos dos huevos y en el otro rebozado Crunchy Crumbs de Esgir y hacemos una bola con la masa, la aplastamos con forma de Nuggets y lo rebozamos.

Lo puedes guardar en un recipiente con capas de film para que cuando lo congeles los puedas separar de forma óptima.

Y ya solo falta freírlo en aceite entre 170 y 180 grados.

Al sacarlos recuerda dejar enfriar encima de papel secante de cocina para que absorba el exceso de aceite

Y ya me cuentas si estos Nuggets glutenfree tienen algo que ver con los de los restaurantes de comida rápida.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.