Palitos de anchoa y jengibre




Hoy presentamos los típicos palitos de anchoa envueltos en una masa de hojaldre sin gluten y no, no nos hemos vuelto sosos, ni previsibles, ni el mundo de los sabores nos ha dejado llorando en la esquina de la carretera llorando su perdida mientras su silueta se difumina por el horizonte bajo una puesta de sol.

No, ya que los palitos de anchoa que os vamos a presentar son una fusión brutal, casi herética de la anchoa, el pescado con todo el sabor y la potencia de los mares, con el jengibre, una raíz peculiar y con el toque semi-picante más rabioso e inconfundible que podemos encontrar en los productos que nos proporciona la tierra.

Ideal como pequeña tapa con unas cervezas, sin gluten, un poco de vino o un simple refresco con la que disfrutaras de un sabor lleno de contrastes. No apto para las personas que no aprecian la contundencia en la vida. No dejes de probarlas para saber en qué lado de la vida te encuentras.

Ingredientes para ocho palitos:

  • Una masa de hojaldre sin gluten de Mercadona.
  • Anchoas del Cantábrico (dos por palito).
  • Jengibre confitado.
  • Queso de cabra.
  • Parmesano rallado.
  • Aceitunas sin hueso.
  • Alcaparras.
  • Un huevo.
  • Dos dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.

En primer lugar, vamos a dorar los dos dientes de ajo laminados en un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén, cuando comiencen a dorar sácalos de la sartén y resérvalos.

Extiende la masa de hojaldre, si estaba en la nevera te recomiendo que la saques una hora antes de comenzar, será más fácil manipularla. Con un rodillo de cocina y un poco de maña, en el enlace de youtube tienes una muestra visual de como hacerlo, dale forma cuadrada. Así desperdicias menos masa.

Recorta la masa por la mitad, cada mitad en cuatro trozos y con esto ya tenemos la masa de cada palito preparadas para rellenar.

Reparte dos anchoas y una capa de jengibre confitado en cada trozo de masa. Esto va a ser lo común que van a tener todos los palitos y ahora queda personalizarlos.

Escoge un par de un par de palitos y coloca el ajo laminado que hemos dorado.

En otro par coloca aceitunas laminadas y en el centro del agujero una alcaparra.

En otro par coloca el queso de cabra y en el par que queda el parmesano rallado.

Puedes rellenarlos todos del mismo sabor o solo de dos, a mí personalmente los que más me gustan son los de aceitunas y alcaparras y los de ajo laminado, pero el mundo de la creatividad es muy amplio y os animo a visitarlo.

Una vez rellenos, pasa un dedo mojado por las costuras de la masa y los enrollas. Cierra bien las costuras con un tenedor para que no se abran y pincha varias veces el palito para que escapen los vapores y no reviente en el horneado.

Solo queda pintarlo con huevo batido y meterlo en el horno a unos 25 minutos a 200 grados para que queden dorados y crujientes.

Mejor si al sacarlos los dejas en una rejilla de aireación para que no se humedezcan.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos gluten free y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies