Arroz al horno

Hoy presentamos un clásico, esos que nunca pasan de moda por muchos años que pasen. Esas recetas que despiden en cada bocado un intenso regusto a añoranza y este es uno de esos platos que no admiten más que pequeñas variaciones, ya que en sí mismo es perfecto.

Un plato con potencia, lleno de sabores de la mejor carne y con un ingrediente que nunca falla si lo tratas con el respeto que se merece, el arroz de valencia, con denominación de origen y, si es de la albufera, tendrás el éxito asegurado.

Una receta que me transporta por los recuerdos a esos tiempos en los que lo más tecnológico que se encontraba era un palo con una cuerda y vuelo junto a esas abuelas que, removiendo esos pucheros siempre hirviendo en la lumbre y con escasos recursos, conseguían realizar un plato que aún persiste en la carta de los mejores restaurantes como como cabeza de menú, ya que es y seguirá siendo un plato cinco estrellas.

Solo necesitas un buen caldo de puchero y casero, evitar los tetrabriks que intentan emular un caldo en instalaciones industriales con escaso, o nulo, parecido al real. Lo más sabroso de nuestras carnes y embutidos, busca en las mejores carnicerías rurales, lo más demandado de nuestros huertos y un arroz valenciano, a ser posible J. Sendra, que hará que nuestro plato sea digno merecedor de aplausos en nuestra mesa.

Ingredientes para cuatro personas:

  • 400 g de arroz redondo valenciano J. Sendra.
  • 200 g de patata.
  • 170 g de tomate natural.
  • 200 g de longaniza.
  • 200 g de morcilla.
  • 150 g de costilla de cerdo.
  • 80 g de lomo de cerdo.
  • 70 g de panceta curada.
  • Una cabeza de ajos.
  • Caldo de puchero.
  • Azafrán.
  • Pimentón.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (por cada 100 g de arroz 4,3 g de sal).

Pon en un poco de agua hirviendo un poco de azafrán.

En una cazuela de barro grande, sofreímos los dientes de ajo sin pelar con la patata cortada en medallones de un dedo de grosor. Cuando comience a dorar, incorpora la longaniza y morcilla enteras, la panceta y el lomo en trozos pequeños y la costilla cortada en tres trozos. No dejes de removerlo bien y seguidamente introduce el tomate cortado en rodajas de un dedo.

Una vez tengas bien rehogado todo, vierte el arroz a la cazuela y remuévelo bien un minuto, esto hace que absorba todo el sabor de la carne. Y ahora, le toca el turno al caldo, si sigues este consejo te quedará perfecto. El arroz lo tienes que haber medido a cucharones, si te salen 4 se multiplica por dos y se le quitas uno, o lo que es lo mismo 7. Si fuesen 5 de arroz colocaríamos 9 de caldo. El azafrán que hemos colocado en un poco de agua hirviendo lo contamos con los 7 cucharones de caldo.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos gluten free y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies