El mejor pan sin gluten del mundo

Una de las cosas que más he echado de menos al dejarme el gluten es el pan. No nos engañemos, el pan que te suelen dar en los restaurantes o comprar en el supermercado, es caro y llegas a preferir no comer de esa masa amorfa e insípida que quieren hacerte pasar por pan. Durante mis pruebas, ensayos y errores he descubierto que, tener una dieta sin gluten no significa que tengamos que renunciar a un elemento indispensable en nuestra dieta mediterránea como es el pan, eso sí, no va a tener la misma textura del tradicional que con trigo. Pero os aseguro que se pueden comer panes de lo más sabrosos y digestivos.

Este pan contiene:

  • 430 ml de agua.
  • Cucharada y media de aceite virgen extra.
  • 30 g de harina semillas de chía.
  • 30 g de harina de quínoa.
  • 100 g de harina de arroz.
  • 340 g de harina panificable sin gluten.
  • Un sobre de levadura sin gluten.
  • Una cucharadita de sal.

Puede que al ver la harina de chía y de quínoa os haga replantear el probar este pan, error, es lo más sencillo de conseguir y el toque de sabor es espectacular. Compras en cualquier superficie un paquete de cada y en un molinillo como el de la foto lo tienes triturado en cuestión de poco más de un minuto.

Yo utilizo para el pan harina Schar mix b. Hay de otras marcas y las utilizo para otras cosas, pero para el pan, que es lo más delicado, es como mejor me queda. Si probáis alguna que funciona igual de bien comentarlo y haremos el test.

Fermentamos la levadura con agua tibia, ¡cuidado he dicho tibia! o se estropeará la levadura y con una cucharadita de azúcar mezclamos con medio vaso del agua que vamos a meter en el aparato.

Se puede amasar todo en un bol, yo recomiendo una panificadora, las medidas son las que uso en ella. La compre en el LIDL y es la mejor compra que he hecho. Ya sea para tener pan de molde o que me lo amase y fermente para meterlo en el horno es un ahorro de tiempo brutal. Hay panificadoras de otras marcas que también funcionan igual de bien.

Metes primero el agua, el aceite de oliva virgen extra y la levadura que, si hemos esperado unos 10 minutos, ya tiene que estar saliéndose del vaso. Si te das cuenta metemos primero todo lo liquido. Incorporamos la mezcla de harinas y la sal. Tras pulsar el programa de pan sin gluten tendremos un sabroso pan de molde en unas dos horas o…

Para disfrutar de panecillos de hamburguesas o de otras formas en las que nuestra imaginación pueda necesitarlos, realizo la misma operación, pero al seleccionar el programa elijo solo el de amasar. Justo cuando casi se sale del recipiente lo saco y sobre un papel vegetal los extiendo. Este pan no se extiende igual que el de con gluten, ni lo intentes, sacas la medida de masa que elijas sobre el papel vegetal y con un rodillo impregnado en aceite o con los dedos mojados le das la forma, cuesta un poco al principio, pero es fácil una vez lo comienzas a dominar. Si no quieres manchar el panecillo de aceite con agua funciona también.

Lo metemos en el horno a 200 grados y en 25 min o en cuanto los veas dorados estarán perfectos para salir. Mi recomendación es que sean lo más finos posibles, a gustos colores, y que se congelen. Duran bastante poco sin congelar, los guardas en el congelador, los sacas un poco antes de consumirlo y personalmente lo tuesto un poco antes de tomarlo. Totalmente brutal, con sabor y textura. Tienes pan para unas semanas con esta medida. Aquí os dejo unas muestras de cómo quedan.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos gluten free y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies