Fino polvo de habanero deshidratado




Si alguna vez has plantado habaneros manzanos o, como yo los llamo, pimientos chiles extremadamente picantes, sabrás que los tienes que consumir en el mismo momento, ya que no se pueden secar de la manera tradicional como los chiles serranos. Los habaneros se florecen por dentro fastidiándolos e imposibilitándolo para su consumo.

La manera de conservarlo es, congelados o deshidratados, pero aquí te vamos a presentar una forma de conservación mucho más perfecta para tener guardado, durante todo el año, ese excedente de la planta que has mimado durante todo el verano y que va a ser imposible consumir todo lo que nos ha proporcionado a no ser que seas el monstruo de las galletas en versión chile.

Por otro lado, de esta manera vamos a eliminar el pequeño problema que nos encontramos con todos los frutos de chile y es que, unos pican y otros pican muchísimo. Es una lotería y no sabes cuándo te vas a encontrar el premio gordo y tu boca se va a convertir en un volcán viviente. Al convertir en un fino polvo, toda una plantación, va a ser mucho más estable el picante cuando metas esa pizca de polvo de habanero y sabrás, en todo momento, lo que va a subir en la escala Scoville, que es la escala que indica la cantidad de capsaicina (capsaicin), en nuestra comida.

Como mitos a la hora de desmentir sobre el picante son:

  • Que producen hemorroides o almorranas; ¡No! No son los responsables de estos males, pero si tomas chiles con alguno de estos males ya en tu cuerpo potenciara sus molestias hasta límites insospechados hasta ese momento.
  • Tampoco produce ulceras, por el contrario, algún estudio demuestra que es beneficioso y refuerza la mucosa gástrica.

Como otros beneficios a tener en cuenta y que aún no hemos nombrado, es la ya reconocida por todos ayuda a quemar grasas y es que, el picante, activa nuestro metabolismo hasta tres horas después de haberlo tomado. La sudoración y repentina subida de temperatura que notamos es producto de la quema de grasas y es algo que podemos tener en cuenta a la hora de añadir a nuestros propósitos de dieta saludable y arañar algunos gramos a la báscula.

Ya pondremos alguna receta para que os familiaricéis con su uso, de momento, vamos a presentar los pasos para convertir estos chiles en un polvo que se conservará en perfecto estado todo el año y nos ayudará a potenciar nuestros platos, siempre hay que tener en cuenta nuestro nivel de aguante.

Ingredientes:

  • Habaneros manzanos.

Materiales:

  • Horno con ventilador o deshidratador de alimentos.
  • Molinillo de café.
  • Guantes (opcional).
  • Gafas (opcional).
  • Mascarilla (opcional).
  • Recipiente hermético.

La manera de actuar es sencilla:

Se recolectan los habaneros. Se les quita el pezón verde y se enjuagan para quitarles la tierra.

Se meten en una picadora hasta convertirlos en puré.

Extiéndelo, preferiblemente, en un recipiente ancho de pirex y lo metes en el horno entre 70 y 80 grados con el ventilador del horno encendido.

Si puedes remueve la mezcla cada hora, evitarás que se agarre al recipiente. Cuando veas que ya está bastante seco lo tienes que sacar del horno, rasca toda la superficie y el resultado quedará como escamas de picante.

Cuando comienzo a rascar el habanero seco del pirex, no puedo dejar de sonreir al venírseme a la cabeza las escenas de Braking bad en las que cocinan metanfetamina (Methamphetamine) cuando sacan esas bandejas del secadero y comienzan a rascar en cristal. Pues esto es lo mismo, solo que con un producto totalmente natural como es el chile.

Me dejo de enrollar, ahora tienes que meter las escamas en un molinillo de café y se convertirá en fino polvo de picante.

Vuelve a meter el polvo al plato de pirex y lo metes al horno una hora más, con esto te aseguras que si alguna zona ha quedado un poco húmeda los solucionemos con este golpe de calor.

Si lo guardas húmedo puedes estropear el producto al guardarlo.

Una vez lo sacas del horno, remueve la mezcla para asegurar que continúa como polvo fino y guárdalo en un recipiente hermético para usarlo en las recetas que lo necesites.

Recuerda que este polvo es extremadamente picante, durante su proceso no debes tocar el producto, mucho mejor si llevas guantes de látex o vinilo. Las gafas protectoras te protegerán de alguna salpicadura incomoda en los ojos durante la manipulación y la mascarilla te protegerá las vías respiratorias cuando piques el habanero en el molinillo y levantes fino polvo al aire. La prudencia te ahorrará algún rato incomodo, os lo digo por experiencia.

Si haces en tu casa este polvo intenta buscar un día en el que no tengas mucha gente por la casa. Si tú tampoco estas por ella mucho mejor. El ambiente se enrarece un poco, ten bien ventilado donde tengas el horno y mejor si también pones el extractor, el ambiente molesta y escuece la nariz si estás en la habitáculo donde se está realizando, bastante más en las primeras horas, pero os aseguro que el resultado es espectacular.

Espero vuestros comentarios, que busquéis alimentos glutenfree y que nuestra lucha os haga más libres.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies